Los servicios avanzados: elemento esencial en las modernas economías

Los servicios avanzados: elemento esencial en las modernas economías

La dinámica de las economías actuales, cada vez más complejas y caracterizadas por mercados saturados de productos, obliga a las empresas a realizar un esfuerzo continuado y creciente para aumentar su competitividad y adaptarse a aspectos tales como el cambio en el contexto económico globalizado, la innovación, el desarrollo tecnológico o la internacionalización, entre otros. Hoy, más que nunca, la empresa moderna precisa consumir servicios externos de consultoría, organización y gestión, informáticos, entre otros.

Los servicios avanzados mejoran la competitividad de las empresas que los contratan permitiendo la reducción de sus precios mientras que se incrementa la productividad, convirtiendo los costes fijos en variables mediante la externalización y aumentando la división del trabajo centrándose la empresa subcontratante enteramente en el desarrollo de se negocio y la empresa subcontratada en la la realización de los servicios avanzados, que exigen una alta especialización.

En este contexto hay que hablar también acerca de la mejora de calidad que suponen estos servicios para la actividad empresarial de las organizaciones subcontratantes, muy importante en la competencia entre las empresas, y del papel infraestructural que asumen los servicios avanzados en el territorio en el que actúan, creando una serie de sinergias y relaciones dinámicas entre empresas que afectan de manera decisiva sobre su área geográfica de actuación. Ejemplo de ello es la atracción de nuevos inversores empresariales.

Por último, es imprescindible mencionar la alta capacidad de creación de empleo, directo e indirecto, que presentan los servicios avanzados. Son actividades intensivas en trabajo altamente cualificado y bien remunerado que crecerán basándose en un incremento directo de su personal. La generación de empleo de manera indirecta se produce por la mencionada atracción de nuevas inversiones industriales que suponen estas actividades, favoreciendo un crecimiento mayor en el resto de la economía y generando nuevos puestos de trabajo en ella, así como por la formación y el asesoramiento de alta calidad que tienen como objetivo estos servicios, lo que permite la renovación continuada de las capacidades de los trabajadores evitando su obsolescencia y la adquisición de nuevas habilidades por parte de los desempleados promoviendo su inserción laboral.